jueves, diciembre 13, 2007

Año nuevo...¿gato nuevo?

Menos mal que ya queda poco año. En todo caso parece estar mejorando. Menos mal. El domingo tuve la odisea de mi vida porque fui a visitar a la Priscy. Bueno, ese era el objetivo, pero el destino quizo lo contrario. Todo terminó en que di toda la vuelta a Santiago y cuando estaba ya en La Cisterna, gracias a Transantiago y a la ayuda de los pasajeros informadísimos de repente me encontré de vuelta en mi casa. Es ridículo. En fin, lo que puedo decir es que si algo tiene de bueno este sistema de transporte es que recorrí la ciudad entera con solo 380 pesos. Ideal para turistas en costos....aunque no muy bueno para ubicarse.

Ese día hacía mucho calor y al final cuando llegué a la casa no sabía si llorar o reírme, estaba muy cansada y era todo muy ridículo. Sólo pensaba que ya era el colmo.

Se preguntarán en como han mejorado las cosas. Lo que pasa es que desde ese día trato de tomarme todo positivamente. El lunes vino la Priscy y me trajo una traducción que ella está haciendo y que dijo que podíammos compartir. Así que puedo trabajar en algo de lo mío. No quiero perder la práctica y es lo que más me preocupa ahora. El martes fui a ayudar a mi mamá a la librería en la tarde porque el Christian no pudo ir. Eso no parece algo muy bueno pero, a pesar de que al final cerramos a las 20 hrs (una hora más tarde de lo habitual) al menos gané algo por la tarde, una buena ayuda para Navidad. Además como no estaba el Christian se respiraba la paz...jajajaja.

A propósito de navidad aún no he decordado ni preparado nada. Compré un sólo regalo hasta ahora y he tenido poquísimo tiempo. Aún así espero que resulte tan bien como las navidades previas. Soy toda una Martha Stewart.

Otra cosa, que sería como un regalo de navidad para mi perra, es que tenemos una gatita nueva. La encontramos con los vecinos: la habían botado en una bolsa plástica, por lo que me contó una vecina. Yo sólo la encontré más tarde tras escuchar sus maullidos por varias horas. Yo pensaba que era algún gato del vecino. Estaba arriba de un arbusto a varios metros de altura. A nadie le cabía el brazo por ahí excepto a mí. Me trepé como pude y finalmente la saqué. Estaba deshidratada y muy débil. La trajimos a la casa y de ahi mi perra la adora y a nosotras nos cuesta mucho regalar mascotas, pese a nuestra determinación de hacerlo. Es que sería triste que volviera a estar con gente que no la quiera.

Quedé con todos los brazos rasguñados pero estoy feliz. Empecé el año con gato nuevo y lo terminaré con gato nuevo. Total, como dijo mi mamá, uno más uno menos (igual que con llos años, da igual 27 que 26...o 17 jejeje).

1 comentario:

Katy dijo...

gatita nueva!!! :O
una mascotita mas!!!
q loco lo de la micro menilla, pero seguro me habria pasado lo mismo, no tngo idea del transantiago :S muy mal!!!
pero bueno!!!

huy igual tengo algunas cositas q me gustaria me tradujeras :P
si no fuera mucha molestia, como tu me dijiste? :P

eso un besoooote!!!
cuidate muuucho
y ojala salga trabajo pronto!!!
saluditos!
chauuu
=)