viernes, mayo 04, 2007

Rapunzel

El peor día de la semana. Me habría ido hoy mismo. Estaba con mucha rabia. Estoy cansada en todo sentido, lo físico es obvio, pero psicologicamente, uf...Es que aburre no tener un espacio personal. Hoy me sentía como Rapunzel. Claro que ningún príncipe atina a ir a rescatarme. (Si hubiera sido la Bella Durmiente, equivaldría a dormir unos mmm, 5000 años yo creo). Tengo a mi mamá encima todo el santo día. Quiero mi vida privada. Para ella parece estar súper bien su asiento de primera fila en el "show" de mi vida. Yo, no le veo la gracia. Una cosa es compartir y otra que no pueda hacer nada sin que esté ahi. Ni enojarme. No puedo guardarme nada porque viene el interrogatorio. Es terrible estar en un espacio tan reducido trabajando todo el día y estar de 7 a 22 con alguien que quiere estar hasta adentro de tu cabeza. Y si le dijo lo que pienso, se enoja o no me escucha.

Hoy día me aburrí y me encerré en el baño. Me reservo los motivos que detonaron todo esto, pero el asunto es que quería salir corriendo de la librería. Me tocó la puerta y dijo que me iba a reemplazar. Nada de entenderme. Salí a escribir afuera, llegó gente y yo me desentendí. Yo quiero mantener el trabajo pero si quiere que la ayude tiene que dejarme sola un rato. Es horroroso para mi que si quisiera llorar, no puedo, no hay privacidad. Yo digo, si yo trabajo y trabajo, y ayudo, ¿cuando me restituirá la vida? Yo doy todo por todos y ¿quién da algo por mí?

Rato después a uno de la Copec se le quedó al vuelto (a Felipe, que es un poquitín despitado) y como yo estaba ahi apestada, me mandaron a dejarlo. Yo no quería mucho porque estaba enojada, pero aproveché de "auto rescatarme" y salir un ratito. Entonces fui y ahi estaban la niña de la caja (Johanna) y también el niño veraniego (que también es de ahí y estaba abrigado...¡ohhh!(ya,ya no lo molesto más)) y estuve conversando con ellos un rato (más con ella porque yo creo que el pobre se saturó con tanto blabla). Eso me sirvió para despejarme un poco. Y ahora sé que al menos no soy la única que está con la mamá todo el día. ¡Ah! después llegó a comprar Don Héctor, ese señor que me dijo que en el mundo había gente mala, jeje, me cae bien aunque a veces no le entiendo lo que me habla.

Cuando volví traté de hablar con mi mamá (que dijo que seguro ahora todos iban a pensar que ella me tortura) pero me empezó a cobrar sentimientos, que me fuera no más. A veces no sé por qué me quedo.

En realidad, agradezco la pequeña conversación de hoy (Eli, te llamé y te llamé y no había nadie en tu casa y a esa hora la Mari estaba trabajando). A lo mejor cuando me vaya no eche de menos trabajar tanto, pero si a la gente que he conocido (y espero que no crean que soy una pobre niña que sufre, yo soy alegre, pero tengo mis días como todos).

Supongo que conoceré otra gente...pero no será lo mismo. En un mes más tal vez me vaya y me iré llena de recuerdos....buenos y malos.

1 comentario:

Dolly dijo...

Hola mena!
huy sabes, no eres la unica... muchas veces me he sentido asi, no con el mismo problema, pero con ganas de escapar, desaparecer!! y olvidar las cosas q dan y dan vueltas en mi cabeza y q no me hacen sentir bien :(
pero bueno, es parte de la vida no?, aunq con eso no quiero decir q hay q asumirlo y vivir asi, pero son pruebas de la vida o nosé... en fin, lo q es claro es q hay q hacer algo, para cambiarlo, porq la idea de la vida es andar feliz por ella =)
oye y donde te vas? no lo sabia, te extrañare ;(, te deseo toda la suerte y el exito XD
un besiii menilla estamos hablando!!
chauu
=)